Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Latinamente revista iberoamericana: gastronomía, turismo y más | 16/04/14

Scroll to top

Top

5 Comments

Receta: Arroz oriental (o arroz chino al estilo venezolano)

Receta: Arroz oriental (o arroz chino al estilo venezolano)

Tengo varios días intentando rastrear una historia más o menos validada sobre el origen del arroz y es casi imposible encontrarla con certeza.

Muchos países se atribuyen ser su cuna, pero parece ser que se trata sólo de conjeturas, puesto que no hay ningún documento escrito que certifique un lugar u otro.

Tradicionalmente asociamos el arroz a la cultura oriental y, más específicamente, con el pueblo chino. La literatura china considera al arroz como el alimento básico desde el año 300 de nuestra era. Por medio del intercambio comercial y diplomático entre el pueblo chino e indio se expandió el consumo a Persia y Mesopotamia y posteriormente, con la expansión de China hacia Occidente, el arroz se difundió en Egipto y Siria. Probablemente fue Alejandro Magno quien trasladó este cereal a Occidente desde Oriente.

En muchas cultura el arroz fue durante mucho tiempo un producto exótico de lujo que solo consumían las personas más ricas de la sociedad. Así ocurría entre los griegos y los romanos y también en la Europa de la Edad Media.

Se cree que fueron los árabes, asentados en el reino del Al-Andalus, quienes cultivaron los primeros arrozales en España. Evidentemente, es  con la conquista de América cuando llega el arroz al nuevo continente, aunque no se sabe con exactitud cuándo y cómo comenzó su cultivo formal.

Hoy día en casi todas las culturas existe un plato tradicional que lleva entre sus componentes el arroz. En España, la paella; en Italia, el rissoto; en Venezuela, el pabellón criollo. Sin embargo, cuando pensamos en la alimentación china pensamos en el arroz como ingrediente central.

Hablando de arroz chino, cuando yo llegué a España me sorprendió el arroz que se vendía como tal, llamado en muchos lugares “arroz tres delicias”, porque era muy diferente al que llamamos en Venezuela de esa manera. Por esa cosa de que los gustos están más relacionados con los afectos que con el resto de los factores, yo prefiero el arroz chino “a la venezolana” que por cierto mi mamá prepara delicioso.

Por otra parte, es inútil tratar de discernir cual de los dos arroces es auténtico, porque ninguno lo es. El arroz combinado con diferentes ingredientes que llamamos y compramos en nuestros países como chino no tuvo su origen en el país oriental, sino en Estados Unidos, en la ciudad de San Francisco.

Durante la construcción del tren Este-Oeste, una gran parte de los trabajadores que participaban de aquella faena eran de origen chino, y, evidentemente, no compartían con los nativos sus hábitos alimenticios, pero tenían el problema de no contar con los ingredientes de los que disponían en su país de origen.

Fue entonces que algunos cocineros chinos aprovecharon los restos de alimentos del día anterior, tales como recortes de jamón, huevos, bacon y lo incorporaron a una preparación que tenía como base el arroz frito. Con el tiempo, esta receta se fue enriqueciendo con embutidos, verduras e incluso mariscos que eran fáciles de conseguir en el continente americano.

Tenía tiempo queriendo publicar esta receta, pero tenía ciertas lagunas que aproveché que mi madre estaba de visita para esclarecer. Ahora se las ofrezco, no lo he llamado arroz chino para no incorporar mentiras a mi lista de pecados. Les ofrezco un arroz con un toque oriental, rico y que seguramente sorprenderá a sus comensales.

INGREDIENTE (PARA 6 PERSONAS):

  • 3 vasos de arroz
  • Un pimiento rojo
  • Un pimiento verde
  • 2 puerros (sólo lo blanco)
  • 4 filetes de pechuga de pollo
  • 5 chuletas de sajonia
  • Una cebolla
  • 4 huevos
  • 150 grs de gambas peladas
  • salsa de soja
  • aceite de oliva

PREPARACIÓN:

Cuece el arroz con abundante agua por 10 minutos. Cuela y reserva.

Ahora corta la verdura en pequeños trozos y aparta (no las mezcles entre ellas).

Quita el hueso a las chuletas y trocea, reserva.

Salpimenta las pechugas de pollo, prepara en la plancha, trocea y reserva.

Bate dos huevos, agrega una pizca de sal y prepara una tortilla fina en una sartén antiadherente con muy poca grasa. Haz lo mismo con los otros dos huevos, corta las tortilla en pequeños cuadritos y reserva.

Manteniendo siempre los ingredientes separados unos de otros, vamos a cocinar los que aún estén crudos.

En una sartén antiadherente con una cucharada de aceite de oliva, pocha el pimiento rojo, retira y reserva.

Limpia un poco la sartén, agrega una cucharada de aceite y pocha el pimiento verde, retira y reserva.

Repite el procedimiento con el puerro, la cebolla, las chuletas y las gambas.

Coloca el arroz en una fuente grande, remueve un poco para separar los granos que aún estuvieran pegados.

Agrega uno de los ingredientes cocinados que mantienes separados, pon un chorrito de salsa de soja y remueve bien, agrega el siguiente ingrediente con otro chorrito de salsa de soja y remueve, procede así, uno por uno hasta que los hayas integrado todos.

Prueba el arroz de sal, recuerda que esta no la tiene el arroz sino la salsa, si te parece que está un poco soso o desabrido, agrégale un poco más de salsa y remueve bien.
Tapa la fuente con papel de aluminio y métela al horno precalentado a unos 180º C por unos 40 minutos.

CONSEJOS Y SUGERENCIAS:

1. Es muy importante mantener los ingredientes separados, porque lo especial de este arroz es justamente poder sentir cada uno de los sabores.

2. Puedes agregarle más ingredientes a tu gusto, trocitos  de jamón york cortado en cubos, brotes de soja, filetes de lomo, etc.

3. Para remover el arroz usa siempre una cuchara de madera o plástico, nunca de metal.

4. Recuerda que cada horno es un mundo, el tiempo siempre es orientativo, prueba tu arroz para saber si el grano está cocido por dentro.

5. A mí me gusta cocer el arroz blanco el día anterior, así cuando le agrego los ingredientes está más suelto y fácil de remover.

AL SERVIR:

Este arroz tiene tantos ingredientes que es una comida completa. En casa para complementar el toque oriental, servimos unas lumpias (rollitos de primavera) con salsa agridulce. En una próxima entrada publicaré la receta ¡Son muy fáciles!

Un vino ideal para acompañar esta receta es un vino rosado bien fresco, su punto frutal, no demasiado suave, no ocultará ninguno de los sabores del plato y le dará una nota fresca.

Prepáralo, disfruta y cuéntame.

 

 

 

 

  • carlos perez

    la cuestion no es lo largo del proceso sino como te queda al final…… prefiero dura haciendo y al final quede espectaculas que hacerlo rapido pero sin sason ni sabor………..!!!!!!!!!

  • Carlos

    En desacuerdo total, es fácil, trabajosa, pero fácil.

  • Marcaguirre52

    Muyyy largo papa, me da muchisima ladilla, pon una vaina mas facilita pa la proxima…..

    • Luislis Morales Galindo

      Marcaguirre52, en la cocina hay de todo. La receta del arroz es larga, pero no complicada. De todos modos también hay en nuestra página otras recetas más simples. Es cierto que cuando uno comienza a cocinar, lo mejor es empezar por algo sencillo.

  • Pingback: Receta: Lumpias (Rollitos de Primavera) | Latinamente