Los representantes del chavismo han hablado: Se quejan de que el Partido Popular de España quiere “entrometerse” en asuntos internos de Venezuela.

El origen de la polémica, son las declaraciones del portavoz del Partido Popular (PP) en la Comisión de Asuntos Iberoamericanos del Senado, Dionisio García Carnero, que ha emplazado a la Ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, a reunirse con la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), en la que está casi totalidad de los partidos de oposición a Hugo Chávez.

Por dichas declaraciones, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) del presidente, Hugo Chávez rechazó en un comunicado la solicitud del PP español al gobierno de su país de que apoye a la alianza opositora venezolana, y le acusó de “actitud injerencista”.

“Venezuela rechaza la actitud injerencista de la ultraderecha española, el PSUV considera vergonzosa la actitud del PP y de la MUD (alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática)”, dijo la dirigente del bando oficialista Cilia Flores al leer un comunicado en un acto del partido.

A juicio de los directivos del partido de Chávez, esta solicitud del PP delata “una postura política arrogante e intolerante” que solo se explica en una “visión imperial” o de “cultura neocolonial” que ya fue superada por las sociedades, lo que refleja, dicen, que “la ultraderecha española” está “anclada en el pasado”, reseña Efe.

El comunicado concluye con la recomendación de los militantes del PSUV a la “derecha española” a preocuparse por la grave crisis económica y social que atraviesa España, que ha llevado a sus ciudadanos “a la necesidad imperiosa de una resistencia social”.