La Embajada del Ecuador en España dirigió una carta de réplica al director del Diario EL PAÍS, de Madrid, para salir al paso de varias informaciones publicadas la semana pasada por ese periódico en las que se ponía en tela de juicio la libertad de prensa en el Ecuador.

En la carta, fechada el 8 de noviembre y firmada por Germán Espinoza, Encargado de Negocios de la Misión Diplomática, se expresa el deseo de aportar algunas precisiones para que los lectores de EL PAÍS, tal como afirma la Embajada de Ecuador en España mediante un comunicado.

Así, en la nota remitida al referido diario español se expresa que se aspira a que el medio rectifique la información publicada para que sus lectores:

“Tengan los elementos de juicio suficientes que les den la oportunidad de formarse una visión y opinión objetivas de la realidad de la prensa ecuatoriana porque, de lo publicado (…) se está presentando una ‘verdad’ que ocasiona daño al prestigio internacional” al que el Ecuador tiene derecho.

El responsable de la Embajada cita como ejemplo el titular publicado el 3 de noviembre en el que se afirma que “Unos 18.000 diarios exigen a Correa que respete la libertad de prensa”, mientras en el texto de la noticia aparece que fueron dos funcionarios de la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias los que se reunieron con las autoridades ecuatorianas “para evaluar la situación de los medios en el país” y en ninguna parte aparece que esos dos funcionarios “exijan a nadie que se respete la libertad de prensa en el Ecuador”.

También se menciona el titular publicado en EL PAÍS el 31 de octubre: “Los jueces son la nueva amenaza a la libertad de prensa en Latinoamérica”, en el que el autor expresa una “verdad” que -señala la carta- más parece un veredicto respecto de la libertad de expresión en América Latina.

Desde un análisis más de fondo, agrega el diplomático, en el Ecuador están en debate “las actitudes prepotentes de algunos periodistas y dueños de medios que los alientan, que presumen de una autoridad otorgada por nadie, que mediante escritos poco profesionales quieren sentar cátedra en lo político y en otras materias…”.

“En el Ecuador se puede publicar y se publica lo que los medios desean pero, cuando un medio o periodista tergiversa la verdad de manera flagrante, o trata de dirigir la información, o pretende jugar a la defensa de intereses localizados, aparece el Gobierno contrastando e informando a la ciudadanía” agrega Germán Espinoza, quien precisa que eso “es un derecho del gobernante y quizás una obligación”.

Afirma, además, que eso es lo nuevo, porque “el destino de los ecuatorianos está cambiando por encima del desconcierto y resistencia de ciertos empresarios dueños de medios que usufructuaron con creces del régimen y sistemas corporativistas de los últimos 50 años”.-