El arte latinoamericano está de moda: La escultura “Bailarines”, del artista colombiano Fernando Botero, fue vendida en Nueva York por 1,7 millones de dólares, con lo que se convirtió en la gran protagonista de la subasta de arte latinoamericano de otoño de Christie’s en la que se vendieron obras por un total de 15,3 millones de dólares, reseñó Efe.

Las típicas curvas de “Bailarines”, esculpida por Botero en 1997, atrajeron la mirada de los amantes del arte durante una subasta en la que se vendieron siete de las diez obras del maestro colombiano que se ofrecían al mejor postor y que alcanzaron un precio total en su conjunto de 4,39 millones de dólares.

De Botero también se vendieron los lienzos “Pareja bailando”, por casi un millón de dólares, y “Adán y Eva”, por 662.000 dólares. “El baile es un tema muy popular en que logra un empleo maravilloso de su lenguaje”, explicó a Efe el director del Departamento de Arte Latinoamericano de Christie’s, Virgilio Garza.

“Se trata de una pintura en la que el artista muestra una gran delicadeza en el manejo de las texturas”, destacó Garza sobre el lienzo de Toledo, en el que se observa la figura de una vaca, de otros animales y de unos mapas, y que partía con una valoración de hasta 700.000 dólares.

Así, el colombiano Fernando Botero estará representado en esta puja con “Venus” (1982), con un precio estimado de entre 900.000 dólares y 1,2 millones, y por “Hombre con caballo” (2003), por la que Sotheby’s espera recaudar entre 500.000 y 700.000 dólares.

Ambos expertos coincidieron en señalar el interés que suscita el arte latinoamericano entre los coleccionistas en Nueva York, donde la semana pasada se celebró además la feria de arte latinoamericano Pinta y se inauguró una exposición en el MoMA sobre los murales de Diego Rivera.